Lo que hoy estoy escribiendo es algo que entendí hace poco, pero no he podido aún darle forma y convertirlo en un post interesante. Tengo que confesar, mis intentos previos contenían muchas mas lecciones que las que quería compartir, no es que sea avaro con el conocimiento, pero al final de cuentas, necesito guardarme algo para las conversaciones de la vida real!, ¿No?

Ayunar, ser paciente, y meditar: Es algo que ha sido ejercitado por personas espirituales de ciertas religiones por miles de años, Gandhi, por ejemplo, es bien conocido por ayunar. Pero, ¿Qué es lo que en realidad significa ayunar?

El ayuno, por supuesto, tiene un significado mas profundo que que sólo morirse de hambre, no es sólo el hacer un sacrificio; lo que realmente significa es la separación entre la necesidad y la voluntad: El hambre es la única necesidad que los humanos creemos imposible de superar, por lo que tiene un valor simbólico muy poderoso. Si podemos sobreponernos de la necesidad de comer, podemos sobreponernos de CUALQUIER necesidad, y esto tiene muchísimo poder.

En este mundo, hay dos tipos de personas: Los que tienen necesidades y los que sacan ventaja de los del primer grupo. Esto debería ser muy sencillo de visualizar cuando se piensa en marketing. Una campaña generando una nueva necesidad de consumo de un producto y personas convencidas de consumirlo. Este no es, claramente, el único ejemplo: en las relaciones humanas muchas veces hay un factor de ‘necesidad’; a los hombres se nos enseña que necesitamos tener mucho sexo para probar nuestra masculinidad, y las mujeres que se dan cuenta de esto, usualmente se encuentran en la posición de solicitar regalos, salidas, etc. por parte de los hombres, lo que es algo realmente natural de hacer! Otro ejemplo se puede encontrar en el espacio de trabajo: a veces el jefe se aprovecha de la necesidad en particular de algún empleado, por ejemplo cuando busca ser promovido (la necesidad de reconocimiento), para tenerlo trabajando horas y días largos; por supuesto nunca está garantizado que esta necesidad vaya a ser satisfecha.

Ahora debería ser bastante obvio que si pudiésemos separarnos de las necesidades nos daría a lo mejor una ventaja competitiva en cualquier tipo de negociación, pero siempre traerá justicia al intercambio. Para relacionarlo con mis ejemplos anteriores: No comprar algo que realmente no es necesario; no des mas de lo que estás recibiendo; no hagas más de lo que se espera que hagas!

Separarnos de las necesidades no es fácil! Como con el hambre, cuando transcurrimos por largos períodos de no ‘satisfacción’ de nuestra necesidad, empezamos a experimentar síntomas, dolor, disconformidad, ansiedad. Y eso nos empuja en dirección equivocada, tomamos malas decisiones, nos predestinamos al fracaso. Lo que nos lleva al segundo item en la lista: Paciencia.

La paciencia es importante, cuando perseguimos lo que queremos, puede que no pase inmediatamente y la insatisfacción nos pone impacientes. Voy a citar a Hermann Hesse en su libro Siddhartha: “Ayuna hasta que te puedas reír del hambre.” Es doloroso, pero la mayoría de las veces la decisión correcta no es la decisión apurada: Tenemos que esperar al momento indicado para actuar!

Esto tiene también otro significado interesante, cuando estamos apurados por conseguir lo que necesitamos, filtramos las posibilidades que no podemos procesar o que no necesariamente sean las mas obvias que nos lleven donde queremos ir. A menudo, llevados por la necesidad y la impaciencia, no pensamos las cosas bien (culpable de todos los cargos) y dejamos oportunidades reales escapar, o quizá arruinamos lo que hemos construido a pesar de ir por buen camino!

Eso nos lleva a pensar, la meditación. La meditación es importante para poder entender el significado real de las cosas. Para analizar y entender nuestra situación actual. Hay tantos puntos para conectar, tantas perspectivas que analizar. Necesitamos incluso entender las causas de nuestra conducta, podemos ayunar y esperar todo lo que queramos pero sin pensar estamos en riesgo de excedernos! Esperar demasiado, tener miedo de actuar. Queremos actuar cuando tiene sentido hacerlo de forma de no desperdiciar nuestras energías en cosas que no nos van a acercar a nuestros objetivos.

Aquí es cuando lo relaciono con lo que dije al principio: A veces necesitamos que necesitamos cosas que realmente no necesitamos. Especialmente cuando estamos en momentos difíciles y todo va mal al punto de la desesperación empezamos a hacer mucho esfuerzo en simplemente obtener cualquier cosa, la mínima cantidad de satisfacción y todo se vuelve más y más difícil.

Con esto concluyo mi post, espero que traiga a la reflexión y buenas cosas.